¡Las 5 claves de la decoración Nórdica!

La decoración nórdica se ha vuelto un fenómeno global, viéndose reflejado en todas las revistas de diseño de interiores. Combina un balance entre lo clásico y lo moderno que da paz a nuestros sentidos y nos hace sentir a gusto, no importa cual sea la temperatura o el tiempo en el exterior.

Sin embargo, a la hora de implementar este estilo muchos fallan. Por ello, nos hemos decidido a realizar esta guía explicando los puntos principales de un modo sencillo. Así cualquier persona podrá comenzar paso conociendo las bases de este estilo. 

Verás que se trata realmente de un estilo sencillo pero muy visual, y sobre todo, fácil de aplicar. ¿Nos sigues?

Los elementos característicos que comenzaron a definir el estilo Nórdico (minimalismo, paredes blancas o de colores claros, suelos de madera y muebles modernos) comenzaron a tomar forma en los años 50 en diferentes concursos de diseño de interiores que se realizaron en Dinamarca, como por ejemplo los Premio Lunning.

Las habitaciones diseñadas en estilo Nórdico ofrecen una mezcla de texturas, contrastes y diferentes tonalidades que crean un ambiente sencillo y moderno a la vez. Este equilibrio abraza por lo tanto la filosofía del «Hygge», la cual se basa en crear un espacio cálido y agradable donde uno sienta paz en su interior.

«Hygge» no tiene una traducción directa al Español, sin embargo tal y como comenta Meik Wiking en su libro «Hygge. La felicidad en las pequeñas cosas»:

Es una sensación creada por la atmósfera que rodea a una persona, una experiencia que no tiene origen en los objetos. Es sentirse a gusto con la vida, y disfrutar las pequeñas cosas que nos da.

Los Daneses son masters del arte del «Hygge», de ahí que cada año sean una de las poblaciones más felices del mundo. Y si ellos lo son, ¿Por qué no imitarlos?.

Simplicidad

Cuando hablamos de principios de diseño, a los Nórdicos no les gusta seguir solo una regla, por lo tanto empezamos por primera de las 5 bases de la decoración Nórdica, que es simplicidad

Si nos remitimos a la cita de Meik Wiking entenderemos entonces que en el estilo Nórdico «menos es más». Tradicionalmente, las casas Nórdicas solían ser pequeñas, lo cual no permitía que en su interior existiesen demasiados elementos que sobrecargasen el ambiente. Por lo tanto, actualmente los diseñadores de este estilo tienden a evitar demasiados ornamentos y detalles, con un almacenamiento estético y funcional.

Colores claros y neutros

La decoración Nórdica basa sus colores en la naturaleza de los países Escandinavos y en la temperatura de la luz exterior. Por eso, y para ampliar la luminosidad de las habitaciones, se utilizan colores neutros, claros y con poco contraste. Los contrastes se utilizan en pequeñas notas a lo largo de las estancias de la casa. Los colores predominantes son blanquecinos, grises lavados y en general muchos tonos a lo largo de la escala de grises.

Estos colores camuflan la casa con el exterior que se ve por la ventana, y no solo eso, sino que añaden simplicidad al ambiente creado en la habitación.

Los contrastes de color son aplicados mediante materiales, textiles y en general con decoración Nórdica adicional. Se utilizan colores como azules oscuros, verdes e incluso negros que generan un gran contraste. Esto contrastes hacen que de la sensación de ser un sitio aún más agradable y diferenciado.

¡Las 5 Claves de la decoración Nórdica!
Paleta de colores de la decoración Nórdica

Iluminación natural

Imagínate un invierno en el que el sol se pone a las 3 de la tarde, o incluso antes si hablamos de más al norte. Es normal entonces que los Nórdicos quieran aprovechar cada rayo de luz que entre por sus ventanas.

Por ello, en la decoración Nórdica predomina la ausencia de cortinas. Esto permite que la luz entre al espacio sin barreras que, sumado a los colores claros y neutros hacen que se acentúe la luminosidad y amplitud del espacio.

En España, somos de los pocos países Europeos obsesionados con las persianas (increíble, ¿no?). Como consejo, te recomiendo dejar siempre las persianas abiertas en las estancias principales. Además, es importante prescindir de cortinas opacas, recuerda, ¡la luz ha de entrar hasta la cocina!. Por ello, si optas por crear contrastes con las cortinas, recógelas de tal modo que formen más bien parte de la decoración.

Iluminación artificial

Lo ideal sería que el sol brillase 24 horas al día, pero no lo hace. Por eso mismo, necesitarás añadir a tu decoración Nórdica elementos de iluminación artificial.

Te recomendamos que utilices bombillas de temperaturas cálidas que aporten esa sensación de chimenea a tu casa durante la noche. Además, por si fuese poco, estas ayudan al conciliar el sueño al no estimular tanto nuestros ojos.

Las lámparas en el estilo nórdico tienden a ser de un estilo industrial tipo foco, o lámparas de mimbre y bambú que abran la puerta de tu casa a la naturaleza.

Añadir guirnaldas o farolillos en puntos a los que no llegue tanta luz dará más sensación de amplitud a la habitación al estar iluminada.

Texturas cálidas y muebles de madera

Si seguimos solo los tres primeros pasos, nos quedamos con una casa pálida y vacía, y si, «menos es más», pero nuestra casa no sería habitable ni sería funcional.

Para darle vida a nuestra casa nórdica la vestiremos con muebles modernos, materiales naturales y texturas cálidas. Una vez añadidos estos elementos, nuestra casa comenzará a obtener un nuevo y moderno look nórdico.

Las texturas en la decoración Nórdica

Todo el mundo tiene en cuenta los colores que mezcla. Sin embargo, las texturas juegan un rol fundamental en el ambiente de una estancia. ¡ incluso al vestirnos!. ¿Te imaginas a una persona con un chaleco de pelo en verano?. No. ¡Eso es porque lo asociamos al invierno!

El estilo Nórdico lo da todo para hacerte sentir acogido y en calor en casa.

Mantas

Opta por materiales que provengan de la naturaleza como son el lino, lana y el algodón. Piensa en texturas que sean de abrigo como el borrego o el pelo, las cuales recuerdan al invierno y aportan calidez. 

En verano, no utilizarás las mantas, pero una buena manera de adornar con ellas es colocarlas en los respaldos de los sofás. 

¿Y en tu cama? ¡Que no falte un nórdico!.

Alfombras

Las alfombras le darán un toque más original a tu casa y romperán con el color continuo del suelo, diferenciando áreas en las habitaciones.

Los mejores materiales son yute o sisal. Son perfectas combinaciones para tu salón nórdico. Otras opciones son recurrir a materiales como el pelo. Sin embargo, recuerda emplear varias texturas, de tal modo que converjan sensaciones visuales y táctiles.

Suelos

Los suelos mejor de madera. En función de la paleta de color seleccionada para los demás elementos de la casa seleccionaremos un parqué de colores claros o naturales.

Otra opción son los suelos de madera de color ceniza y oscuros, que contrastarán muy bien con unas paredes claras. ¡Lo dejamos a tu elección!.

Si no tienes parqué y no puedes instalarlo. ¡No te preocupes!. Las alfombras serán tus mejores amigas para decorar al estilo nórdico.

Muebles modernos y la decoración Nórdica

Para los muebles y otros elementos puedes optar por la opción clásica y emplear madera, o encaminar un estilo más moderno e integrar el metal y muebles modernos en la habitación.

Los metales idealmente serán oscuros y aportarán una nota de contraste, mostrando su carácter y funcionalidad.

Formas y geometrías claras

Antes de comenzar a comprar muebles, piensa que los elementos principales de tus habitaciones serán los muebles y decoraciones. Las paredes serán claras, y deberás crear el contraste con estos elementos.

En la decoración nórdica podrás tomar dos vertientes:

  • La clásica, más basada en mobiliario antiguo y re acondicionado. Los colores serán más pastel con por ejemplo, la utilización de pinturas de tiza o pizarra. 
  • La moderna utilizará muebles más vistosos. Los elementos han de ser muy funcionales y su forma será la que los defina. Las formas geométricas y lineales son las que mejor combinan dándole un toque industrial.
La elección es tuya, sin embargo a nosotros nos gusta más la decoración Nórdica con matices industriales. En este estilo, convergen materiales provenientes de la naturaleza, con aquellos que nos recuerdan a las fábricas, como pueden ser cobre o metal. Esta vertiente crea un contraste de estilos muy atractivo.

La naturaleza en una casa Nórdica

La influencia de la naturaleza ya ha quedado patente en la paleta de colores o en los materiales que definen el estilo Nórdico. Sin embargo, ahora falta abrirle la puerta a los bosques.

Las plantas son un «sí o sí» de la decoración Nórdica. Estas nos permiten aportar vitalidad al espacio, y darle ese toque natural que es tan necesario en este estilo. Combinarán perfectamente con los colores de las paredes y se integrarán en el espacio de manera natural.

CONSEJO: Recoge piedras y conchas en tus paseos. Combinarán perfectamente con la paleta de colores. Puedes añadirlas por encima de la tierra de las macetas, por ejemplo.

Si no vives cerca de un río o de la costa, otro elemento que combina perfectamente serán las bellotas y piñas de los bosques. Colócalas en un jarrón de cristal con una vela en el medio y le dará una nota natural y de color al centro de tu mesa.

Entonces, ¿Te animas con el estilo nórdico?

Como has podido ver, la decoración nórdica compone un estilo sencillo, minimalista y moderno que puede ser integrado en cualquier hogar.

El estilo nórdico, junto a la decoración Vintage y la decoración Boho son las vertientes de decoración más baratas para un hogar. Esto es así, dado que se pueden integrar muebles rehabilitados y decoraciones que se han hecho con materiales reciclados. ¡No es necesario comprar muebles de diseño!

¡Ahora es tu turno! Recuerda los 6 elementos principales:

  1. «Menos es más»: Elimina todo aquello que no sea necesario y que ocupe espacio. Guárdalo en un sitio en el cual no desvíe la mirada del estilo principal de la habitación.
  2. Colores neutros: Opta por colores claros, que acrecienten la sensación de iluminación en la sala. Aporta los contrastes con materiales naturales y elementos decorativos como láminas o cuadros.
  3. Iluminación natural: Abre tus ventanas al astro rey. Elimina las cortinas de colores oscuros u opacas y mantén las persianas alzadas. Respecto a la iluminación artificial, opta por focos y lámparas modernas que combinen bien con el estilo Nórdico. Por ejemplo, aquellas de estilo industrial.
  4. Materiales naturales: Recuerda que la inspiración de la decoración Nórdica es la naturaleza. Opta por la madera para los suelos. Los muebles pueden ser de madera o, si prefieres un toque más moderno, de metal.
  5. Trae el bosque a tu casa: Dale vida a tu casa con plantas y elementos de los bosques como son las piñas y bellotas. Adorna los centros de las mesas, pero sin cargarlos demasiado.
  6. Disfruta de tu nueva casa diseñada al estilo nórdico: Ahora los inviernos serán más cálidos y llevaderos, y los veranos harán que la iluminación de tu casa añada espacio.

Te dejamos ahora un vídeo con aún más ideas para tu casa. Y esperamos que te haya gustado nuestro post sobre decoración Nórdica.

1 comentario en “¡Las 5 claves de la decoración Nórdica!”

  1. Muy interesante tu post! Genial para conocer más en detalle este estilo de decoración que se ha puesto tan de moda en los últimos tiempos. Perfecto para ir cogiendo ideas 🙂

    Responder

Deja un comentario